Tres restaurantes sanos y «cool» donde comerás con los ojos en Madrid

Volvemos del verano, de unas vacaciones increíbles, comiendo fuera, quizás con ciertos excesos… porque seguramente no hayamos perdonado el postre, ido a algún festival donde comimos un buen gofre o paseado con un gran helado en la mano… pero puede que aún nos queden ganas de más. ¿Podemos disfrutar y depurar nuestro cuerpo o evitar los excesos dándonos un capricho final? La respuesta es sí, hay esperanza para nosotros.

Porque hoy no vamos a hablar del «Cereal Hunters» de Tribunal, ni del nuevo «boom» que se ha producido con los helados japoneses de «La Pecera», aquí no hay colas kilométricas, no son lugares excesivamente concurridos, y sin embargo, son fantásticos, tranquilos y tienen una estética que hace del local un lugar muy especial y con encanto. Además, todos tienen un factor común: su cuidado en preparar y servir los platos, llenos siempre de colores muy vivos o huyendo de lo convencional.

Cerca de Ópera, aunque hay varios de esta franquicia, encontramos el restaurante de comida vegana y vegetariana «Sanissimo», comprometido en ofrecer comida sana y saludable, con una gran carta donde redescubrir los sabores más frescos, que van desde las ensaladas a los bagels, de las hamburguesas a los wraps… con multitud de zumos y smoothies (que por cierto, podemos tomar como cena ya que son de 500ml.) y unos postres caseros para chuparse los dedos. Personalmente, he tenido el placer de comer dos veces allí y debo decir que, no siendo vegana/vegetariana, tenía el miedo de salir con el estómago algo vacío… algo que en este local no ocurre, tanto si pides a la carta como si decides comer el menú del día, que por cierto, tiene un muy buen precio (unos 10€). Como recomendación, el «bagel resacoso» de hummus, queso feta y aguacate que te hará recuperarte de los días de fiesta, y la bebida malteada sin alcohol de fresa, que te hará recordar los momentos más dulces del verano.

Y, también por esta zona y abierto desde hace relativamente poco, en la calle Arenal podemos parar por «Greek And Shop» si queremos tomar algo rápido y de manera más informal. Aunque hace años ya conocíamos el de Malasaña, éste tiene un concepto de «take away» que lo aleja algo del primer local, donde además de funcionar como restaurante, también tiene una pqueña tienda gastronómica con productos de importación como la sidra de sabores, cervezas, quesos, aceites… de nuevo, el hummus triunfa como plato estrella para dippear; encontramos también los dolmades: hojas de parra rellenas de arroz, y una gran sección de bocadillos servidos en panes multicereales, pitas, empanadas, rollitos o ensaladas… la suave salsa tzatziki de yogur, pepino y ajo es clave si quieres degustar el mejor sabor de Grecia en su selección gastronómica.

Para acabar, cerca del «Greek And Shop» de Malasaña, tenemos «La Huerta de Almería», un local que combina su servicio de restauración con el de tienda gastronómica y de productos ecológicos, que por cierto, ofrece sus servicios también como e-commerce incluso con una tarifa plana para realizar pedidos de frutas y verduras. Si estás buscando açai, chia, quinoa… es un buen lugar para encontrar este tipo de alimentos para cocinar. Pero hablemos de su oferta gastronómica: el local no sólo sorprende por tanta variedad, además de ofrecer bowls, paninos, wraps, zumos y smoothies, sino por la elaboración de sus helados: preparados 100% en directo, ¡con nitrógeno! El proceso es realmente emocionante, después de elegir los ingredientes, prepara la base (puede ser de leche de vaca, de avena, de soja…) y la mezcla con una batidora especial mientras echa el nitrógeno y observamos como una bruma verdaderamente helada resulta de la elaboración de nuestro helado. Es verdaderamente increíble. Para terminar, lo corona con frutas o frutos secos como avellanas y le da un toque con sirope de chocolate. Todo un espectáculo que no deberías perderte antes de la llegada del otoño.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
‘Litus’, una comedia dramática para millenials