Los Oscar 2019 con todos sus más y sus menos

La pasada noche del domingo fue la famosa gala de los Oscar, los premios de cine con más reconocimiento otorgados por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Fue una noche llena de pasión, sorpresas, desilusiones y controversia. Muchos de los premios otorgados nos los podíamos imaginar como el Oscar a mejor actor protagonista para Rami Malek, pero muchos otros sorprendieron, y no gratamente.

Para empezar, la gala fue un tanto especial ya que no contaba con presentador debido a los tweets homófobos de Kevin Hart. La última vez que los Oscar no tuvieron presentador fue en 1989, pero no se puede comparar a lo que pasó este año. Parecía una sucesión de premios sin valor ninguno, como si se estuviese leyendo una lista. Por lo menos, el inicio no fue tan malo con la entrega del primer premio a mejor actriz secundaria por Amy Poehler, Maya Rudolph y Tina Fey, maravillosas. Desde ahí todo empezó a empeorar y se convirtió en lo que viene siendo: una gala aburrida.

Uno de los momentos más comentados fue la actuación de Lady Gaga y Bradley Cooper interpretando “Shallow” de la película Ha nacido una estrella, la cual se llevó el galardón a mejor canción original, algo que ya todos suponíamos después de habérselo llevado en otras entregas de premios. Una actuación donde Bradley Cooper acompañado por la brillante voz de Lady Gaga y que consiguió emocionar a gran parte de los espectadores.

Volviendo al tema de las estatuillas, podemos decir que hubo varias sorpresas. Black Panther, la película que todo el mundo criticaba por no estar al nivel de los premios se hizo con, ni más ni menos que, 3 estatuillas arrebatándoseloas a La Favorita, ya que la mayoría pensábamos que era clara ganadora de categorías como mejor vestuario o mejor diseño de producción.

Por otro lado, Bohemian Rhapsody se alzó con 4 premios de 5 nominaciones y, se puede decir que es una de las grandes triunfadoras de la noche, pero tampoco fue muy merecido. Todos esperábamos que Rami Malek se llevara el premio, pero no creo que la película estuviese a la altura de los demás Oscars. Finalmente, La Favorita se alzó con una sola estatuilla a mejor actriz protagonista para Olivia Colman, un premio merecidísimo, pero una vez más Glenn Close se quedó sin el Oscar. Además, sorprendió mucho que el film de Yorgos Lanthimos se llevara un solo premio tras su gran victoria en los BAFTA.

Asimismo, el nominadísimo guionista y director, Spike Lee (Infiltrado en el KKKlan), se hizo por fin con el Oscar a mejor guion adaptado. Regina King ganó a mejor actriz secundaria por El blues de Beale Street, algo que podíamos predecir (aunque competía con grandes actrices como Amy Adams, Emma Stone y Rachel Weisz) y Roma se alzó con 3 de los premios más importantes: mejor fotografía, mejor película de habla no inglesa y mejor director (todos para Alfonso Cuarón). Sin embargo, Green Book, junto con el premio a mejor actor protagonista (Mahershala Ali) y mejor guion original, se alzó con el Oscar a mejor película, algo completamente absurdo e injusto.

 

La polémica sobre el premio a mejor película viene porque la mayoría de cineastas pensaban que se lo llevaría Roma: la primera película producida por Netflix nominada al Oscar, dirigida por un mexicano (sería un buen golpe para Trump que volviese a ganar un mexicano este año), la primera película de habla española en estar nominada a mejor película… Varias cosas nos hacían pensar que se lo podrían dar a Roma (o en todo caso a La Favorita). Sin embargo, se lo dieron a Green Book, una película divertida, pero sumamente predecible que presenta el tema del racismo, pero desde un punto de vista del blanco y un blanco muy muy americano.

Una vez más, La Academia ha decidido inclinarse hacia la ideología y la presión social dando visibilidad a los nominados afroamericanos (Mahershala Ali, Regina King, todos los premios de Black Panther, Spike Lee), pero se equivocado indudablemente al darle el galardón con más repercusión a una película que no arriesga y que sigue sin poner todas las cartas sobre la mesa, una versión muy blanco-americana de lo que es el racismo. ¿Qué íbamos a esperar de La Academia? Un año más da un paso atrás respecto a la industria del cine internacional y se queda con su cine nacional.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
LESGAICINEMAD (II): Temblores, Fin de Siglo y Good Kisser