La premiada nueva versión de «Los miserables» se estrena en España este viernes

El viernes que viene, 22 de noviembre, se estrena una nueva versión de la famosa obra de Victor Hugo, Los Miserables, una cinta un tanto especial que hace una similitud entre la clásica obra y lo que ocurre en los barrios bajos de una ciudad de Francia. 

Stéphane acaba de unirse a la Brigada de Lucha contra la Delincuencia de Montferneuil, un suburbio al este de París. Allí conoce a Chris y a Gwada, dos compañeros con mucha experiencia, y no tarda en descubrir que las bandas del barrio no se llevan nada bien. Se ven desbordados durante un arresto y un dron filma todos sus movimientos, todo lo que hacen.

Inspirándose en los disturbios de 2005, el director Ladj Ly, nominado a los Premios César y miembro del colectivo Kourtrajmé, explora el ‘Montfermeil’ actual, el mismo lugar que Victor Hugo usó como decorado para una parte de «Los miserables» en 1862. Han transcurrido más de 150 años desde entonces, pero los parecidos entre los enfadados jóvenes encapuchados de hoy y Gavroche no pueden ser más claros.

Ladj Ly es conocido por sus llamativos documentales web que reflejan las realidades de la vida social y política. Los miserables es su primer largometraje producido de forma clásica y está basado en su primer cortometraje con mismo título que fue nominado a los premios César en 2018. Lo sorprendente es que fue seleccionada para competir en la Sección Oficial del Festival de Cannes y se hizo con el Premio del Jurado. Además, recientemente ha sido nominada a Mejor Película, Mejor Guión y Premio Discovery en los prestigiosos Premios de Cine Europeo.

El director asegura que todos los hechos que narra en el film son hechos reales. «Durante cinco años filmé todo lo que sucedía en mi barrio, sobre todo a los policías. En cuanto aparecían cogía mi cámara y filmaba, un día grabé un auténtico abuso policial. Quería mostrar la increíble diversidad que existe en esos barrios. Sigo viviendo allí. Es mi vida y me encanta rodar allí».

Sin duda, tiene mucho mérito crear una película con semejante denuncia social. Sin embargo, el film de Ly a veces resulta repetitivo y se pierde con sus reiteraciones violentas entorno a la mitad de la película. Lo que hace bien la película es no posicionarse de un lado ni de otro, sino que muestra las dos realidades desde una perspectiva de documental, de manera objetiva.

La película cuenta con varias propuestas interesantes que hacen que sea un film memorable a pesar de sus abusivas repeticiones. Las secuencias de persecuciones son increíbles y cuenta también con algunos planos cenitales asombrosos. Cuando más deslumbra la película es en sus escenas más violentas.

«Amigos míos, retened esto: no hay malas hierbas ni hombres malos. No hay más que malos cultivadores”, así cierra el director la película, con una de las frases más conocidas de Victor Hugo.

22 de noviembre en cines.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
‘Ad Astra’, el viaje de introspección protagonizado por Brad Pitt