‘La Maldición (The Grudge)’, la nueva versión del clásico de terror.

El famoso productor de películas de terror, Sam Raimi (Posesión Infernal o Déjame Salir) vuelve a traernos una versión de lo que en su día fue El Grito (2004), pero esta vez bajo el nombre de La Maldición (The Grudge).

15 años después, y dejando atrás grandes hitos del cine de terror, Raimi trae una versión más «madura» (no es un cumplido) de lo que es la historia original japonesa de La Maldición de Tajashi Shimizu que fue todo un éxito en Japón. La película fue tan popular en Japón que, un año después, no solo había generado una secuela, sino que había despertado el interés de Raimi en hacer que Shimizu la llevara al público estadounidense.

Raimi cree que es el momento adecuado para tomar la franquicia, sobre todo teniendo en cuenta que los aficionados al género lo han abordado a menudo a lo largo de los años pidiéndole una versión para adultos de la película. Para ello cuentan con la participación de Nicolas Pesce, director del film tras haber visto lo que fue su gran debut The Eyes of My Mother (2016) que martirio en el Festival de Cine de Sundance. «Es un tapiz de historias vagamente interconectadas, que giran todas en torno a una casa», comenta Pesce. «Así que teníamos la oportunidad con esta franquicia de no hacer un remake, sino más bien de añadir una nueva entrega a la serie, un capítulo al canon».

Sin embargo, lo que esperas al saber que vas a ver una nueva entrega de un película que ha sido tan versionada y con varias entregas es una película completamente nueva o que aporte algo al género del terror. Más aún cuando estamos viviendo en estos últimos años una vuelta de tuerca al género que lo hace mucho más apetitoso. Pero nuestras expectativas eran demasiado altas, la nueva película de la franquicia no aporta absolutamente nada.

Cierto es que no es una película extremadamente aburrida, tiene ritmo y la forma de conectar las distintas formas es interesante. Sin embargo, cae en una serie de clichés que hacen que sepas todo lo que vas a ver en la película desde el minuto uno. Se trata de una película que ya hemos visto varias veces, la historia de la casa encantada que solo trata de dar sustos al espectador y que no cuenta con trasfondo ninguno.

Pesce ambientó la nueva película en 2004, retomando la cronología de la primera entrega estadounidense y haciendo algo que seguiría haciendo a lo largo de todo el proyecto: rendir homenaje a las anteriores películas.

Lo único bueno que podemos sacar de la nueva versión es la calidad sonora de la cinta, así como el ritmo frenético con el que cuenta. Además, es imposible evitar llevarse algún susto ya que los actores no lo hacen nada mal. Se encarga de interpretar a la inspectora Muldoon la actriz británica Andrea Riseborough. «Es desde su perspectiva como experimentamos por primera vez esta nueva maldición», aporta Raimi, «y luego la seguimos a lo largo de la película». El eje central del filme es la investigación que lleva el personaje de la inspectora Muldoon.

Teniendo en cuenta las películas que se van a estrenar estos días en la carrera hacia los Oscar, no recomiendo para nada meterse en la sala de cine a ver esta película. Sin embargo, puede resultar interesante para amantes del género.

LA MALDICIÓN (THE GRUDGE) llega a los cines mañana 1 de enero de 2020.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
«The Farewell», la historia de Lulu Wang sobre la mentira y la enfermedad