La hija de un ladrón, la ópera prima de Belén Funes que podría llevarla a ganar un Goya

La hija de un ladrón se trata de la ópera prima de Belen Funes, una película que retrata el dolor de una mujer como madre y como hija.

Sara (Greta Fernández) ha estado sola toda su vida. Tiene 22 años y un bebé, su deseo es formar una familia normal junto a su hermano pequeño y el padre de su hijo. Su padre, Manuel (Eduard Fernández), tras años de ausencia y al salir de la cárcel, decide reaparecer en sus vidas. Sara sabe que él es el principal obstáculo en sus planes y toma una decisión difícil: alejarlo de ella y de su hermano.

Belén Funes escribe y dirige su primer largometraje pisando fuerte. Ha pasado por numerosos festivales a lo largo del año y Greta Fernández se hizo con la Concha de Plata a Mejor Actriz en el Festival de Sansebastián por esta película. Un premio muy merecido, ya que la joven actriz desempeña un papel con un esfuerzo increíble. Lo mejor de la película. No extrañaría a nadie que fuese nominada a los Premios Goya, bien por esta película o por la de Isabel Coixet, Elisa y Marcela. Greta Fernández está siendo toda una revolución como lo fue Anna Castillo unos años atrás.

 

En esta película se acompaña de Eduard Fernández, su padre en ficción y en la vida real. Otro actor que hace un papel magnífico, aunque este ya tiene una gran trayectoria. De hecho, también se hizo con la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián por El hombre de las mil caras. Eduard Fernández es uno de los principales actores españoles del panorama actual y esta película es un buen ejemplo de por qué, aunque se trate de un papel secundario.

La película adquiere un tono doloroso y sombrío, como lo hace la última película de Ken Loach (todavía en cines) Sorry We Missed You. Sin embargo, el film no ataca de manera tan radical al sistema. «Esta no es una historia con vocación política ni que quiera bombardear al espectador con mensajes panfletarios», asegura Funes. «Se trata de mirar la realidad y juzgarla de forma crítica».

Sin embargo, creo que a la película le falta garra. Le falta ese punto de romper con el cascarón a lo grande. Si bien Ken Loach a veces resulta un poco excesivo, esta película se me queda corta (y no en temas de duración). Además, le falta también algo nuevo que aportar, un punto de originalidad. Está bien realizada, bien escrita, pero te deja con un sabor amargo sabiendo que la directora lo podría haber hecho mejor.

 

La hija de un ladrón se estrenará en cines el 29 de noviembre.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
Vuelve ‘Madre’, el cortometraje que llevó a España a los Oscar, pero esta vez en forma de largometraje