Festival sangriento en «BLISS», una película que mezcla arte, sexo y terror

Joe Begos, un autor ya bastante reconocido por sus películas de terror, estrena su nueva película BLISS, una oda al arte mezclado con dogas, sexo y sangre, mucha sangre. 

La artista Dezzy Donahue (Dora Madison) atraviesa una crisis creativa interminable. Incapaz de detener su mala racha, Dezzy está estancada profesionalmente. En un esfuerzo por combatir su suerte, se entrega a las drogas pesadas. Su «novio», Clive (Jeremy Gardner), está preocupado, mientras que su amiga Courtney y su enigmático esposo Ronnie siguen alimentando los impulsos más oscuros de Dezzy. Sin embargo, poco a poco la fiesta parece que termina, y ahora Dezzy se encuentra sedienta de sangre sufriendo visiones terroríficas. Al no haber sido nunca una persona con autocontrol, es incapaz de resistir sus nuevos impulsos peligrosos. Malas noticias para todos los que están en su vida, quienes están llenos del líquido rojo que Dezzy ansía desesperadamente.

Begos nos trae una propuesta tan loca como interesante. Una historia de vampiros que a veces se pierde en su propio camino, pero que a veces brilla (o más bien se oscurece). Teniendo en cuenta los aspectos más técnicos, el film cuenta con bastante originalidad y juega tanto con los colores como con la música, aunque a veces se pase.

La película trata de provocar y, desde luego que lo consigue. Sin embargo, las escenas que interesan son las relacionadas con la locura en la búsqueda de la inspiración de la protagonista. Es interesante analizar el papel que tiene la droga como mera herramienta para la creación artística. Esto ya lo habíamos visto en muchas otras películas, es un tema bastante común, pero es curioso como lo emplea Joe Begos para convertir la obra de arte en una obra oscura.

Por otro lado, los momentos que no nos interesan en BLISS son los momentos sangrientos. Esos momentos acompañados con música heavy metal. No porque sean sangrientos o desagradables, sino porque a veces se muestran exagerados y sin ningún tipo de conexión con la trama principal.

«Siempre quise hace una película sobre un artista en Los Ángeles y no sobre alguien en las preciosas colinas de Hollywood haciendo millones de dólares como artista», asegura el director. «Quería algo que mostrase el lado sucio y cutre de Los Ángeles, que existe, pero parece que nadie lo quiere mostrar en pantalla grande».

BLISS llegará a los cines el 7 de febrero.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
«DOMINO», el thriller kitsch de Brian de Palma