“En los 90”, la primera película de Jonah Hill y ya sabemos que será una de las mejores

Hemos visto cientos de millones de películas sobre drogas, sobre ese salto entre la infancia y la adolescencia o entre la adolescencia y el ser un adulto, sobre las relaciones familiares, la vida urbana, pero esta película de la que os vamos a hablar es distinta, nos transporta a un mundo de magia, pero muy realista.

Ambientada en un barrio de Los Ángeles a mitad de los años 90, En los 90 cuenta la historia de Stevie (Sunny Suljic), un chico de 13 años pasa el verano lidiando con una madre ausente (Katherine Waterson), un hermano problemático (Lucas Hedges) y un nuevo grupo de amigos que ha conocido en una tienda de skate.

La película nos introduce desde el minuto cero en el ambiente de los 90, un momento en el que la cultura urbana cobraba vida y fue el mayor esplendor de la música hiphop. La vestimenta, la música y el frame de 4/3 nos hace vivir la película desde un punto mucho más real e intimista. De hecho, no podía evitar acordarme de una de mis películas favoritas, Mommy de Xavier Dolan, donde el protagonista también se mueve en skate y, además, gran parte de la película se grabó también en 4/3.

Jonah Hill, el actor nominado dos veces al Oscar por Moneyball y El lobo de Wall Street, se estrena como director y guionista en una película profunda que nos hace plantearnos la importancia de las influencias que recibimos por parte de nuestras amistades, hermanos, padres… Jonah Hill, no se ha cortado ni un pelo y se ha abierto de pleno hacia todos nosotros para enseñarnos como ve él el paso hacia la adolescencia, eso sí, sin ningún tipo de censura. “En primer lugar, soy escritor y esta es una historia de ficción. Es decir, no es autobiográfica”, asegura el director. “Es una historia que escribí, algo que quería contar. Muchos de los sentimientos sobre hacerse mayor son personales. Y tal vez algunas cosas les pasaron a mis amigos. Pero, en última instancia, son personajes complejos que quería escribir, en una historia que realmente quería contar.”

Artísticamente, el metraje cuenta con una fotografía impresionante del Estados Unidos más representativo bajo las manos de Christopher Blauvelt, mezclado con unos planos secuencia impresionantes y creativos y con algunos momentos sorprendentes. Una de las escenas del final (no quiero desvelar cual) me resulta absolutamente exquisita. Se trata de un momento que hemos vivido en muchas otras películas, pero Jonah Hill lo hace con mucha más inteligencia y estilo.

Además, el elenco escogido es magnífico. Cada personaje se ve con una motivación distinta y las relaciones entre ellos son completamente diferentes. Se tratan de unos personajes muy complejos y para ello es importante contar con un buen reparto. Aunque todos los actores están sublimes, como Katherine Waterston u Olan Prenatt, cabe destacar las magníficas actuaciones de Lucas Hedges como hermano mayor del protagonista y la actuación de Na-Kel Smith, quién cuenta con un par de monólogos soberbios.

El director asegura que disfruto mucho en el proceso de bíusqueda de los personajes., “Escribes estos personajes y lo que más quieres ver es como cobrar vida. Conocía a muchísima gente del mundo del skate, algunas de mi infancia y algunas de hace poco. Investigué y conocí a mucha gente interesante. Mi amigo y coproductor Mikey Alfred fue de gran ayuda. Pero luego, por ejemplo, conocí a Sunny en una pista de skate. Hasta ese momento no habíamos hecho ninguna lectura de guion todavía de ningún personaje. Se me acerca y comienza a hablar, y era él.”

Sin duda, una de las mejores cosas de la película es la actuación de Sunny Suljic, por lo que Jonah Hill dio en el clavo. Desde luego, este pequeño actor no tiene nada que envidiar a los jóvenes actores de Stranger Things. “Yo buscaba un chico que midiera 90 cm reales, pero 3 metros por dentro. Lo que pienso de Sunny es que él entiende mucho más al personaje hacia el final de la película, tras la confianza que pusimos en él. Por eso es tan creíble el personaje. Le ves crecer en pantalla. Él podía fingir que era un niño manso o tímido, pero esa especie de funk en su interior no se puede fingir. Sunny tiene esa combinación. Lo elegimos ese mismo día”.

Posiblemente se trate de una de las mejores películas de esta temporada, una cinta delicada, aunque agresiva que lanza a Jonah Hill hacia lo alto en su primera película como director. No os la perdáis, a partir del 21 de junio en cines.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
Los Oscar 2019 con todos sus más y sus menos