Diego Maradona, la figura de un Dios que terminó cayéndose del cielo

Maradona siempre fue un personaje interesante para analizar. Una persona que ha sido sometida a mucha presión mediática y eso fue lo que le llevó a la decadencia.

Asif Kapadia, el director de Senna (2010) y Amy (2015), realiza ahora un tercer film documental sobre la vida de uno de los futbolistas más grandes de todos los tiempos, Diego Maradona. La película comienza con una recopilación de los momentos más importantes del futbolista y, sobre todo, nos muestra sus momentos de plena gloria. Después, durante toda la película se centra en su estancia en Nápoles, donde vivió grandes altibajos.


A medida que va avanzando el metraje, podemos ver como aparece una gran diferenciación entre el personaje de Diego y el personaje de Maradona. Dos personas muy distintas en un mismo cuerpo. Uno más humilde, familiar; y otro más egoísta, mujeriego.

Todas las imágenes que aparecen en la película se tratan de contenido de archivo, al igual que en los dos documentales anteriores. Sin embargo, lo especial de este director es que, a pesar de tratarse de una cinta de dos horas de solo imágenes de archivo, consigue hacer que el espectador no se aburra y llevarle a la verdad del documental con suma ligereza.

Además, otro dato interesante del documental es que no pone el foco en desmitificar la figura de Maradona, que es tal vez la imagen que se nos ha quedado en los últimos años, sino que trata de enseñarnos que tal vez Maradona se convirtiese en ese personaje egoísta y atroz por toda la presión que sufrió.

Por otro lado, aunque se trate de un documental realizado con gusto, a Kapadia ya se le ve de lejos y es fácil prever lo que nos va a contar. Realmente, no nos trae nada nuevo que no hayamos visto en Amy, película con la que ganó el Oscar a mejor documental.

La película se podrá disfrutar en algunas salas españolas a partir del jueves 11 de julio. Imprescindible para amantes del fútbol.


SINOPSIS

El 5 de julio de 1984, Diego Maradona llegó al Nápoles en un traspaso récord. Durante siete años se desató la locura. El icono más famoso del fútbol y la ciudad más ardiente y peligrosa de Europa formaron el cóctel perfecto.

En el campo, Diego Maradona era un genio. Fuera del campo, lo trataban como a un Dios. Al genio argentino le encantó pelear contra la adversidad y liderar al Nápoles hasta conseguir su primer Scudetto de la historia. Era el partido de sus sueños. Pero tenía un precio… Diego obraba milagros a su antojo en el campo, pero, con el paso del tiempo, la oscuridad se cernió sobre él.


Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
«El secreto de las abejas», una historia necesaria para el momento crítico que vivimos