Crítica de “Un pueblo y su rey”, 5 de abril en cines

Un pueblo y su rey, la nueva película de Pierre Schoeller, se trata de una crónica sobre los sucesos previos a la Revolución Francesa, el momento de esplendor de Francia que representa el sentido más amplio de la palabra libertad y que sirvió más delante de ejemplo para otros países de Europa.

La película comienza en el París de 1789 cuando el pueblo se ha hecho con la Bastilla, ahí comenzará el primer aliento de libertad. Dos jóvenes se enamoran y, junto con sus amigos, ven como la emancipación sucede en una asamblea en la que asisten con esperanzas para la creación de un nuevo sistema política, este será el nacimiento de la república.

El guión de Schoeller tardó en escribirse nada más y nada menos que cuatro años y lleva trabajando en ella desde 2013. Pero, ¿ha valido la pena tantos años de trabajo? El ambiente en sí está conseguido, las localizaciones están bien escogidas, la vestimenta está muy lograda… Podemos decir que es una película muy bien ambientada. Sin embargo, la película se hace un poco pesada, tal vez por la cantidad de hechos históricos representados. Al fin y al cabo, estamos frente a una película más de Schoeller en la que sales pensando que no ha estado mal, pero tenías muchas ganas de levantarte ya de la butaca porque se te había hecho aburrida.

Por otro lado, estoy seguro de que a muchos amantes de la historia les encantará. Además, se trata de una película que es muy fiel a los hechos que ocurrieron, por lo que en ese sentido podemos darle punto positivo. Como dice el director: “La Revolución Francesa fue un momento único en la historia y al cabo de doscientos cincuenta años, su huella sigue estando presente en nuestras vidas, en nuestras sociedades y en nuestro imaginario”.

Puedes ver esta película en cines a partir del viernes 5 de abril.

Nos puedes encontrar aquí

Más artículos
Por qué Roma será la gran triunfadora de Los Óscar