Ana Locking ironiza con la situación política mundial en su última colección

 “Preachers and believers”. Así se llama la apuesta de Ana Locking para la próxima primavera-verano 2018, que nace como mensaje irónico a la situación política mundial que estamos viviendo. Así lo indica el busto de Donald Trump que ha presidido la pasarela; unos predican lo que otros quieren creer, indicaba la toledana en su carta de presentación.

La pasarela se ha compuesto de dos partes, como ya hemos comentado anteriormente, Preachers & Believers, cada una con una estética y el empleo de unos tonos cargados de simbolismo.

Preachers se compone de siluetas rectas y elegantes rebajadas con camisas oversize, trajes de sastre, abrigos largos de cortes puros, chaquetas con ligeros cortes evasé, camisas, solapas y estampados con topos dorados, evidente signo imperial, y vestidos largos realizados en tejidos metalizados y paillettes de gran tamaño. La gama cromática se basa en tres colores principales; azul imperial, blanco inmaculado y oro celestial.

Believers es un canto a la individualización de cada personaje, por ello vemos multitud de siluetas y cortes de patrón sobre la pasarela. Vestidos y faldas de encaje amarillo entremezclados con estampados geométricos en tonos verdes, bodies con paillettes en la zona del pecho y cinturones en pedrería y trajes de sastre en tonos críticos y motivos florales han desfilado sobre la pasarela.

Muy comentados han sido los complementos que propone Locking para la próxima temporada, sandalias con gran suela, zuecos y zapatos cerrados de tacón ancho con flecos y tachuelas en colores vibrantes para ellas y zapatos con hebillas realizadas en tachuelas para ellos. Las modelos han lucido pulseras y gafas de sol con lentes de gran tamaño, sombreros de estilo cow-boy y pañuelos anudados a la cabeza.

¡Sin duda, Ana Locking es una experta en plasmar mensajes desde el prisma de la moda!

Nos puedes encontrar aquí